Remedios caseros y naturales para el dolor de muelas

Qué puedes hacer

Si tienes dolor de muelas, es importante que averigües a qué se debe el dolor. A partir de ahí, puedes determinar la mejor manera de aliviar cualquier dolor, inflamación u otros síntomas.

Las irritaciones menores generalmente se pueden aliviar haciendo enjuagues regulares de agua con sal y aplicando compresas frías, pero los dolores de dientes más graves pueden requerir la intervención de un dentista.

Si los síntomas persisten durante más de un día o dos, consulta a tu dentista. Él o ella puede orientarte sobre cómo aliviar tus síntomas y prevenir futuros dolores.

También debes hablar con tu dentista antes de usar cualquiera de los siguientes remedios si estás embarazada, lactando o tienes alguna afección médica que pueda verse afectada por ingredientes a base de hierbas.

Enjuague de agua con sal

Para muchas personas, un enjuague de agua con sal puede ser un primer tratamiento efectivo. El agua con sal es un desinfectante natural y puede ayudar a aflojar las partículas de comida y los desechos que podrían quedar atrapados entre los dientes. Tratar un dolor de muelas con agua con sal también puede ayudar a reducir la inflamación y curar las heridas bucales.

Para usar este método, mezcla 1/2 cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y usa la solución como enjuague bucal.

Compresas frías

Puedes usar una compresa fría para aliviar cualquier dolor que tengas, especialmente si el dolor de muelas ha sido causado por algún tipo de trauma. Las compresas frías hacen que los vasos sanguíneos en el área se contraigan. Esto hace que el dolor sea menos severo. El frío también puede reducir cualquier hinchazón e inflamación.

Para utilizar este método, coloca una bolsa de hielo envuelta en una toalla sobre el área afectada durante 20 minutos. Puedes repetir esto cada pocas horas.

Ajo

El ajo se ha reconocido y utilizado durante miles de años por sus propiedades medicinales. No solo puede eliminar las bacterias dañinas que causan la placa dental, también puede actuar como un analgésico.

Para usarlo, tritura un diente de ajo para crear una pasta y aplícala en el área afectada. Si lo deseas, puedes añadir un poco de sal. Otra opción es masticar lentamente un diente de ajo fresco.

Extracto de vainilla

El extracto de vainilla contiene alcohol, que puede ayudar a anestesiar el dolor. Sus propiedades antioxidantes comprobadas también lo convierten en una cura efectiva.

Para usarlo, aplica una pequeña cantidad de extracto de vainilla en tu dedo o una bolita de algodón. Aplícalo directamente al área afectada varias veces al día.